¿Será posible tener un servicio de salud para todos con cobertura universal?

Artículo elaborado por:

 

 

 

John Fredy Barrero

Director del programa Administración de Servicios de Salud

A propósito de una nueva conmemoración del Día Internacional de la Salud este 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reitera el pedido a los líderes mundiales de: “salud para todos con cobertura universal”, este llamado, que lo ha venido haciendo la OMS desde la Declaración de Alma-Ata en 1978, aún sigue vigente. Es más, 40 años después seguimos viendo en el mundo una enorme desigualdad en el acceso a los servicios de salud entre regiones, países, ciudades y ciudadanos. En Colombia tenemos altos índices de muertes por causas prevenibles que varían en cada región del país. Es por ello, que el llamado de la OMS se convierte en un objetivo retador donde el país debe cambiar su enfoque curativo por uno preventivo e integral.

En esta época electoral, hemos visto y escuchado mucho de esto: un sistema de salud que se enfoque en la prevención, sin embargo, poco se sabe de cómo los candidatos presidenciales harán esto una realidad. Es por esto, que sin ninguna pretensión o inclinación política y sólo con el ánimo de realizar un aporte desde la academia y el estudio de la administración de los servicios de salud, invito a nuestros dirigentes a analizar las tendencias de la salud en el presente y futuro en muchos lugares del mundo como, por ejemplo, las soluciones móviles para la salud, las cuales tienen un importante impacto en la calidad de la atención de los pacientes.

Pero, ¿cómo puede aportar la tecnología, a través de las soluciones móviles, en la mejora del estado de la salud de las comunidades y pacientes? Sólo imaginemos algunos escenarios: promotores de salud en las zonas rurales, apartadas y dispersas informando acerca de niñas y niños que requieren completar su esquema de vacunación, de mujeres gestantes que requieren controles médicos, de posibles enfermedades de interés en salud pública a su hospital más cercano a través de su teléfono móvil. También ciudadanos, que sin importar la región del país donde se encuentren, puedan tener acceso a su historia clínica para facilitar la gestión hospitalaria o dispositivos móviles que informen al médico tratante en cualquier lugar acerca de la condición de un paciente monitorizado y, de esta manera, podemos enumerar muchos más escenarios o aplicaciones donde las soluciones móviles pueden contribuir a mejorar la calidad de la atención en salud y, de paso, el acceso a estos servicios.

Para concluir es importante aclarar que las soluciones móviles no constituyen una respuesta total a los problemas que aquejan a nuestro sistema de salud. Además de ellas, se necesita un sistema que dé respuesta oportuna a las necesidades en salud de las comunidades. Por lo que, sin lugar a duda, lograr una salud para todos con cobertura universal será posible con el concurso de todos, con voluntad política, con inversión, sin corrupción y con el apoyo de herramientas como la tecnología y las soluciones móviles. Todo un reto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *