Entradas

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL RENOVÓ REGISTROS CALIFICADOS DEL PROGRAMA DE FINANZAS Y NEGOCIOS INTERNACIONALES

Otra gran noticia para Unipanamericana. El Ministerio de Educación Nacional (MEN) le otorgó la renovación del Registro Calificado, por el término de 7 años, al Programa de Finanzas y Negocios Internacionales por ciclos propedéuticos en su modalidad presencial.

Para dicha renovación, el M.E.N. destacó elementos de la malla curricular del programa tales como la actualización de asignaturas frente a los nuevos contextos nacionales e internacionales, el fortalecimiento en la formación en segunda lengua, la investigación pensada como mecanismo de fortalecimiento del aparato productivo del país y la formación por competencias pensadas frente a nuevos escenarios empresariales.

De acuerdo con el Director del Programa de Finanzas y Negocios Internacionales, Román Villarreal, a partir de esta renovación, se presentan una serie de ajustes curriculares para los tres ciclos de formación (Técnico Profesional en Reconocimiento Aduanero, Tecnólogo en Análisis de Operaciones Aduaneras y Financieras y Profesional en Finanzas y Negocios Internacionales) que buscan fortalecer las competencias de los estudiantes tanto en las operaciones de comercio y negocios internacionales como en las finanzas corporativas.

“Esta nueva malla curricular del programa proyecta a los estudiantes en la apreciación de la cultura económica y regional de los diferentes continentes, para entender la forma en la que se hacen negocios y se interrelacionan las economías. Además, les permite una interpretación macro y microeconómica de los mercados financieros en el mundo, entendiendo su importancia y caracterización, de acuerdo a los flujos de capital, mano de obra y tecnología que, hoy por hoy, se enfrentan tanto las economías desarrolladas como las que se encuentran en vía de desarrollo”.

Según Víctor Bonilla, Coordinador del Programa, la nueva estructura académica también le brinda la posibilidad al estudiante de aprender o mejorar sus habilidades en un segundo idioma y de realizar prácticas en reconocidas entidades propias del sector financiero:

“La nueva malla permite al estudiante acceder a 6 niveles de inglés para reforzar sus competencias técnicas financieras, de negocios y conversacionales en esta segunda lengua. Además, en cada uno de los niveles de formación, el estudiante tendrá que realizar prácticas en entidades de comercio exterior, entidades de intermediación aduanera y financiera o en su propia empresa.”

Adicionalmente, a las competencias mencionadas, en la nueva malla se cuenta con tres asignaturas electivas que brindan la posibilidad al estudiante de profundizar sus conocimientos en las áreas de su interés, bien sea el comercio exterior, las finanzas corporativas o los negocios internacionales.

Para Alexandra Mejía, Decana de la Facultad de Ciencias Empresariales, la renovación de los Registros Calificados del programa es motivo de orgullo y, a la vez, un reconocimiento a la calidad académica que busca, día a día, la institución: “En Unipanamericana propendemos por la formación de profesionales competentes, desarrollando funciones específicas de escenarios financieros y comerciales.”

Esta nueva renovación es reflejo de la alta calidad de los programas que oferta Unipanamericana y significa otro importante paso en su misión de transformar vidas y empresas a través de la innovación y el conocimiento.

¿Por qué las caídas tan estrepitosas del Bitcoin y en general de las criptomonedas?

Por: Román Leonardo Villarreal Ramos

Director Programa Finanza y Negocios Internacionales

 

Para dar respuesta a este interrogante debemos entender que es una criptomoneda. Una criptomoneda, no es más que una moneda virtual respaldada por un archivo digital que permite una numeración de todas las operaciones que reposan en la red, como un libro de contabilización llamado “Blockchain”. Las criptomonedas poseen dos características fundamentales que difieren de la “moneda tradicional”. La primera, por su carácter digital es descentralizada y no posee un mecanismo de regulación ni un banco central que la controle o respalde, y la segunda, su aspecto anónimo en cierta medida, es decir, no están vinculadas a nombres de personas ni a direcciones físicas lo que dificulta el rastreo de las transacciones.

Estas dos características, hacen que sea un activo que no genera confianza, aspecto en el que se fundamenta el sistema financiero de cualquier economía. La falta de regulación al sistema genera incertidumbre entre los inversionistas, debido a que no se saben cuáles pueden ser las restricciones y prohibiciones a las que se puedan ver sometidos.

Por otra parte, al ser una moneda que facilita el anonimato en sus transacciones, ha permitido que la ilegalidad haya encontrado en las criptomonedas un refugio propicio para el lavado de activos, esto debido a la dificultad que tienen las autoridades para rastrear las transacciones.

Desde el nacimiento del Bitcoin en enero de 2009, con el lanzamiento del primer código abierto, se inició lo que algunos consideran como la nueva era de medios transaccionales y de intercambio. Desde sus inicios, las criptomonedas – en especial el Bitcoin – presentaron una escalada alcista que atrajo a inversionistas convencionales, así como a público en general, realizando grandes inversiones en este tipo de monedas virtuales acompañada en muchos casos de grandes dividendos. Sin embargo, el Bitcoin ha tenido dos grandes caídas desde sus inicios, su primer retroceso fue a finales del 2013, donde después de haber alcanzado un precio de $1.200 USD cayó a niveles de $300 USD. A partir del 2016, presentó un alza que lo llevo a finales del 2017 a niveles cercanos a los $20.000 USD. Sin embargo, en lo corrido del 2018 se ha presentado una caída superior al 50% tocando el pasado 23 de junio, un precio de $5.796 USD.

Esta caída se produjo, por una serie de ataques informáticos que dio como resultado, el robo de 500 millones de dólares en una bolsa de criptomonedas. Este hecho evidencio la vulnerabilidad del sistema generando mayor incertidumbre entre los inversionistas, obligándolos a liquidar operaciones presionando así, el precio a la baja.

Por lo anterior, el sistema de monedas virtuales a nivel mundial requiere con urgencia de intervención regulatoria que brinde confianza y seguridad a los inversionistas y a todos aquellos que lo quieran usar como mecanismo transaccional, esta sería la única forma de pensar en las criptomonedas como medio de intercambio y de inversión.