Entradas

La responsabilidad cívica en la era de las redes sociales: aprendizajes del caso Cambridge Analytica.

Artículo escrito por:

 

 

 

 

 

Angelo Flórez de Andrade y Olga Lucía Patiño 

 Área de Socio Humanidades

Las redes sociales se han convertido en herramientas indispensables para la movilización ciudadana. Gracias a estas, diversos movimientos ciudadanos han adquirido relevancia, logrando posicionar opiniones políticas antes poco visibles, así como retar al poder establecido. Facebook, Twitter y otras redes sociales fueron herramientas fundamentales para la articulación de la llamada “Primavera árabe” (Papaioannou & Olivos, 2013) en varios países de Oriente Próximo o las protestas ciudadanas islandesas de 2008 (Hallgrímsdóttir & Brunet-Jailly, 2014). Del mismo modo, en Colombia también hemos experimentado el potencial de movilización ciudadana por medio de las redes sociales durante las marchas del 4 de febrero de 2008.

Además de los ejemplos citados, las redes sociales han jugado un papel fundamental para la interacción entre los ciudadanos y los políticos (Muñiz, y otros, 2017), conectando a electores con sus representantes.
A pesar de las evidentes ventajas que han permitido las redes sociales en la interacción política en el mundo contemporáneo, vale la pena revisar con cuidado su impacto negativo, y particularmente, durante elecciones políticas. Más aún en el contexto del escándalo en que se ha visto envuelto Facebook en el caso de Cambridge Analytica. Y es que Zuckerberg, fundador y presidente ejecutivo de dicha red social, admitió que la mencionada consultora política accedió al perfil de Facebook de unos 87 millones de usuarios. Cambridge Analytica habría utilizado la información de dichos perfiles con propósitos electorales. Los dueños de las cuentas espiadas habrían recibido noticias falsas, diseñadas por Cambridge Analytica y sus aliados, adaptadas a sus intereses políticos (González, 2017). Donald Trump se habría beneficiado de las estrategias diseñadas por Cambridge Analytica (González, 2017).

Vale la pena resaltar que la venta de datos personales como los registros de propiedad de la tierra, membresías de clubes, preferencias religiosas y aficiones, es legal en Estados Unidos (Grassegger & Krogerus, 2017).
Son varias las lecciones que nos deja el caso de Cambridge Analytica. En primer lugar, los votantes tenemos una responsabilidad aún mayor frente a los hechos de actualidad. Siempre que sea posible debemos contrastar los hechos con las noticias para evitar creer, y masificar, las noticias falsas. En segundo lugar, los problemas de seguridad de Facebook nos plantean un reto extra: ¿qué debemos y qué no debemos compartir en redes sociales? Como muestra el caso de Cambridge Analytica, es importante ser prudente a la hora de entregar datos personales y de emitir opiniones en redes sociales.

Finalmente, también es relevante conocer el poder que tienen las compañías y redes sociales en internet. Solo una ciudadanía informada es capaz de decidir libremente qué tanta información cede o no a las compañías de internet y con qué propósitos.

 

Referencias

González, R. (2017). Hacking the citizenry?: Personality profiling, ‘big data’ and the election of Donald Trump. Anthropology Today, 9-12.

Grassegger, H., & Krogerus, M. (2017). The data that turned the world upside down. Motherboard.

Hallgrímsdóttir, H. K., & Brunet-Jailly, E. (2014). Contentious politics, grassroots mobilization and the Icesave dispute: Why Iceland did not ‘‘play nicely’’. Acta Sociologica.

Muñiz, C., Campos-Domínguez, E., Saldierna, A. R., Muñiz, C., Campos-Domínguez, E., Saldierna, A. R., & Dader, J. L. (2017). Engagement of politicians and citizens in the cyber campaign on Facebook: a comparative analysis between Mexico and Spain. Journal of the Academy of Social Sciences, 1-12.

Papaioannou, T., & Olivos, H. E. (2013). Cultural identity and social media in the Arab Spring. Journal of Arab & Muslim Media Research, 99–114.