El reto de iniciar la Universidad. Herramientas para emprender el camino

 

 

Paola Andrea Gómez Montoya

Docente del Programa de Mercadeo y Publicidad

Sede Cali

 

 

Uno de los momentos trascendentales en la vida para quienes tienen el privilegio, es el ingreso a la universidad, una oportunidad que debe ser aprovechada al máximo si se quiere sembrar y recoger. Es por ello que emprender el camino puede ser una incertidumbre para algunos: nuevos amigos, nuevos escenarios o nuevas situaciones y quién no aprenda a enfrentarlas podrá generarle malestares o decepciones difíciles de superar. De esta manera es recomendable prepararse días previos al inicio de clase, tanto en lo físico como en lo mental.

 

El primer día de clase es seguramente el más emocionante, pues ingresar a un campus universitario, es la mejor sensación de superación y autoestima, es saber que se pueden lograr metas y aspirar a un mejor futuro. Por tanto se debe iniciar el proceso de educación superior con la mejor energía, responsabilidad y generar un nuevo “chip”, pues pasa del rol de bachiller a rol de estudiante universitario, en consecuencia asumir otros compromisos y otros deberes.

 

 

Hay que focalizarse:

 

Al llegar a la universidad el estilo de vida de cada persona se transforma paulatinamente, hay mayor autonomía, nacen aficiones, se descubren talentos, aparece nuevos amigos, la normatividad en el vestuario y la apariencia es cuestión de cada quien, lo que evidencia, sin duda, es una etapa de libertad; pero también aparece una etapa de gran exigencia personal: la carga académica es mayor, la presión del tiempo es contra-reloj, los trabajos en equipos interdisciplinarios son esenciales, la calificación es cuantitativa, el ritmo de lectura es intenso y los resultados ya no se mide por año sino por semestre; con estas razones el estudiante debe tener claro que el colegio y la universidad son dos escenarios completamente diferentes y esta última requiere de una nueva disciplina en su vida cotidiana, pues de esto dependerá su futuro económico y profesional.

 

 

 

Adaptarse, la mejor solución:

 

La vida universitaria puede ser tan agradable o menos agradable, según su actitud y disposición mental lo permitan, el primer semestre es el principal período de prueba y adaptación, habrá días de aciertos y otros de presiones y decepciones, y es allí donde se deberá tener la reserva de fortaleza y superación. Todas las universidades brindan acompañamientos a los estudiantes en caso de fallas académicas o problemas emocionales, lo conveniente es dirigirse al área de  bienestar estudiantil, o al área de atención psicológica, donde lo remitirán a los expertos según el caso (manejo de tiempo, bajo rendimiento, estrés, o cualquier difícil situación que se presente). Otra posibilidad para controlar los posibles inconvenientes es prevenirlos, esto se logra estableciendo desde el primer momento un compromiso consigo mismo, de manera que el estudio universitario se convierta en el motor o aliciente de su vida en los próximos cuatro o cinco años, siendo el estudio el objetivo más importante por lograr. Por lo tanto sería conveniente, generar una analogía y hacer de la universidad un espacio laboral,

estableciendo parámetros organizados y definidos como: cumplimiento de horarios, manejo de cronogramas, logro de metas semanales, estudio diario, disfrute de espacios de esparcimiento y deporte, alimentación en los horarios habituales, sana socialización, y manejo de imagen a través de una buena reputación; si se ha destacado a lo largo de su permanencia en la universidad por estos aspectos, con seguridad en algún momento será candidato para alguna oportunidad o asenso, (participación en consejos, becas, intercambios, reconocimientos, entre otros).

 

Llevar el morral, sin falta:

 

Además de tener en su morral los implementos convencionales tangibles (cuaderno

computador, libros etc), agregue y sin olvidar las herramientas intangibles, que le permitirán fortalecer la personalidad y superar cualquier obstáculo por difícil que le parezca, así que mantenga allí lo siguiente: habilidades sociales, son aquellas competencias esenciales para relacionarse con los demás, el investigador y docente español Joaquín Álvarez las define como la capacidad de planificar y realizar actividades en grupo, aceptando las normas democráticas que se establezcan, respetando los diferentes puntos de vista, y asumiendo las responsabilidades que correspondan; entre estas habilidades se encuentran: las de relacionarse con los demás (la cortesía, la amabilidad, la conversación, la autoafirmación la urbanidad, entre otros), También la integran las habilidades para hacer amigos (la presentación, las interpelaciones, el liderazgo, el compartir y el

cooperar).

 

Entre los implementos intangibles también se deben mantener las habilidades para la vida, corresponden a las aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo para enfrentar acertadamente los retos y desafíos de la vida diaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece las siguientes: el  autoconocimiento, manejo de problemas y conflictos, pensamiento crítico, manejo de tensiones y estrés, comunicación asertiva, toma de decisiones y control de sentimientos y emociones. La presencia permanente de estas habilidades con seguridad permitirá establecer un mejor uso de los recursos internos y externos de cada persona, posibilitando una estancia productiva y agradable durante su participación en la universidad. Logrando así ver de cada acierto un aprendizaje y de cada problema una oportunidad.

 

Claves para aprovechar bien el tiempo:

 

Además de potencializar al máximo las clases establecidas por el pensum, el estudiante en

la actualidad cuenta desde su universidad, con diferentes y múltiples ofertas de actividades extracurriculares, tanto académicas, sociales, culturales como deportivas, de manera que complemente su formación personal como profesional. Estas actividades son de gran valor pues tienden a mejorar el rendimiento académico, las relaciones interpersonales y aumentan la motivación de los estudiantes por la universidad. Es valioso considerar que, en el momento de elegir cualquier actividad extracurricular, se debe tener en cuenta los gustos, capacidades y el compromiso dispuesto a destinar para esa actividad.

 

Entre las variadas opciones se encuentran: los deportes, la música, la danza, el teatro, el dibujo, las manualidades, los idiomas, la escritura, el diseño y hasta la investigación formativa a través de los semilleros de investigación. También dentro de estas actividades hace parte la asistencia a eventos, como congresos, conversatorios, festivales, conferencias, seminarios, talleres y trabajo de monitorias. Todas ésta posibilidades son de tanta trascendencia que, si el estudiante las aprovecha desde el inicio de su carrera, con todas estas vivencias podrán construir su hoja de vida durante su carrera y contar con algo de trayectoria y experiencia desde su formación universitaria, lo que le ayudará a vencer sus temores y fomentar en su ser la confianza, luego de haber sembrado.

 

Formación y empresa, los índices correctos de competitividad

Artículo escrito por:

Julián Andrés Londoño

Docente del Programa de Administración de Empresas Sede Valle

 

Cuando de establecer los índices correctos de competitividad se trata, desde las organizaciones hasta los propios sectores agregados de la economía, se trabaja bajo el imperativo de estructurar el adecuado desarrollo de los agentes económicos en función de las personas que los conforman, asegurando un estándar de calidad deseado que agregue valor.

Si bien es cierto que una de las premisas fundamentales del mundo organizacional actual es la generación y sostenimiento de una oferta de valor que impacte de manera positiva en los planos internos y externos de las organizaciones, también se debe reconocer que la formación académica de las personas tiene diferentes alcances en función del momento y del punto de desarrollo profesional en el que éstos se encuentren; es aquí donde la educación por ciclos toma un papel relevante frente a las exigencias del mercado laboral en cada etapa del desarrollo productivo tanto de los colaboradores como de la organización es sí, acompañando un camino de crecimiento que va desde la visión técnica, tecnóloga y profesional que lleva a impactar a las organizaciones desde el enfoque operativo, pasando por el táctico y encaminado a lo estratégico.

La articulación de los ciclos académicos por medio de los contenidos propedéuticos estructura un correcto acoplamiento que brinda al estudiante la formación precisa para su desarrollo intelectual enmarcado en una senda de crecimiento constante, permitiéndole un impacto de mayor alcance, conforme avanza en su formación, en el mercado laboral desde las habilidades y conocimientos adquiridos, los cuales han abarcado elementos de carácter, no solamente de interpretación de la realidad económica y académica, sino que desde el “hacer” han tocado estratégicamente los componentes de esas realidades, sus estructuración y la manera en que interactúan con el medio, es decir, el profesional de la Unipanamericana no solo interpreta el contexto empresarial a partir de sus conocimientos, sino que entiende, procesa y reacciona frente a los alcances operacionales, tácticos y estratégicos, alcanzando una integralidad en su proceso formativo que lo diferencia en los actuales mercados competitivos.

Estudiantes de la sede Meta visitaron instalaciones de Unipanamericana Bogotá

El pasado 20 de mayo, estudiantes del Programa de Ingeniería de Telecomunicaciones de la sede Meta visitaron las instalaciones de Unipanamericana Bogotá, donde recibieron una capacitación sobre Redes de Datos, con el fin de facilitar su adaptación e interacción con los nuevos equipos CISCO, de la línea CCNP, que adquirió la Facultad.

De acuerdo con Jaime Andrés Chaparro, Director del Programa de Ingeniería de Telecomunicaciones, esta actividad es parte del trabajo por el bienestar de todos los estudiantes del programa “cabe aclarar que la capacitación es solo el inicio de un proceso que esperamos se convierta en parte integral y continua de la formación semestral de los estudiantes de la Sede Meta”

Así mismo, se espera que este tipo de actividades se conviertan en una motivación para que los estudiantes de la sede Meta aprovechen los beneficios que les ofrece la institución.