Factores que determinan el fracaso de las empresas en Colombia en sus primeros cinco años

Artículo escrito por:

Vicente Sanabria

Director de Emprendimiento de Unipanamericana 

 

La mayoría de los emprendedores encuentran la responsabilidad de sus fracasos empresariales en el entorno político-económico. Pero la verdad es que más allá de las políticas del gobierno de turno o de los vaivenes de la economía, la verdadera causa de los fracasos viene desde el interior de las mismas, pues hay factores que determinan el fracaso de unas, y el éxito en otras desenvolviéndose ellas en el mismo entorno.

Si bien se puede afirmar que el emprendimiento se sustenta sobre el pilar fundamental de una buena idea, lo cierto es que lo único que esto garantiza es la propensión al riesgo. Y recordemos que los riesgos empresariales son en serie y acumulativos, encontramos riesgos en el desarrollo del producto o servicio, en la aceptación del consumidor y por supuesto en las ventas, todos ellos son procesos lineales y consecutivos, ya que el éxito en el proceso que antecede no garantiza el de los que le preceden.

El error del emprendedor es pensar que una idea garantiza el éxito, y cuando esta ocurre inmediatamente se lanzan a formalizar una empresa, ¡¡craso error!!

Antes de pensar en constituir una empresa, es necesario cimentar un modelo de negocio que funcione. Si, el modelo de negocio inicia determinando la idea de solución al problema detectado, pero esa idea debe cumplir unas características precisas que apoyan la construcción del modelo de negocio. Ellas son: resolver un problema o necesidad; añadir valor; que el cliente esté dispuesto a pagar por él; y que el producto o servicio sea viable, rentable y escalable.

Si bien la idea surge de tener una solución a la necesidad identificada, más importante aún es añadirle valor, es decir, establecer esa característica que le diferencia de las demás propuestas de solución, esa particularidad única. Adicional a ello, el cliente debe percibir un beneficio mayor a su costo, si el cliente percibe lo contrario, es decir, un costo superior al beneficio otorgado, no comprará el producto o servicio. Es importante en este punto prestar atención a no caer en la trampa del enamoramiento enceguecedor al producto o servicio ofrecido, es decir, a prestar atención a la percepción y convicción personal y no a la acogida que tenga el producto o servicio en el mercado. En el desarrollo del modelo de negocio es ineludible estar en permanente contacto con el mercado, validar ante él el producto o servicio, estar atento a los mensajes que él advierta, a sus sugerencias y propuestas.

Finalmente, en la construcción del modelo de negocio es importante determinar los ingresos, lo que conlleva a determinar rentabilidad, ya que esta debe ser atractiva, durable y anclada en el tiempo, es decir, sostenible. Y debe tenerse en cuenta que la única garantía de escalonamiento del proyecto empresarial es la innovación constante. No debemos esperar a que el producto o servicio llegue a la etapa de declive para innovar, por el contrario, la innovación debe ser permanente y es factor clave de la competitividad.

Adicional a lo anterior, y una vez el producto o servicio esté en el mercado, hay factores comunes observados en la Mipymes que son la causa para que no alcancen la tan anhelada competitividad. Podemos resumir estos factores en el enfoque endeble de las empresas

para lograr calidad del producto o servicio, la poca calidad en el servicio que se ofrece, la falta de estandarización de los procesos, la baja calidad en la gestión de los empleados, la falta de control de insumos y proveedores, la falta de planificación de acciones y sobre todo, la falta de análisis de resultados. Téngase en cuenta que saber hacer, es muy diferente de saber gerenciar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *