¿Qué debes tener en cuenta para realizar tu declaración de renta?

Artículo elaborado por: 

Yiliber Pacheco Galvis

Especialista en Derecho Tributario y Aduanero. 
Docente Programa de Contaduría Pública Unipanamericana

 

La reforma realizada al sistema tributario nacional por medio de la Ley 1819 del año 2016, introduce serios cambios en diversos tributos, modificando de forma sustancial el impuesto de renta, cuya finalidad es gravar el incremento patrimonial, es decir, gravar la riqueza de las personas naturales o jurídicas.

Los cambios a este impuesto son de carácter sustancial al modificarse los elementos del tributo mismo, especialmente en la determinación del sujeto pasivo, la fuente de los recursos y la determinación de la base gravable.

Con la visión tributaria de la Ley 1819, se pasa de clasificar al contribuyente persona natural de empleador, trabajadores independientes o dependientes al sistema de renta cedular, eliminándose entonces el IMAN y el IMAS. Con este sistema se debe de tener en cuenta la condición que ostenta el declarante -empleado, trabajador, etc.- para pasar a observar la fuente de los recursos que incrementaron el patrimonio.

El sistema de renta cedular tiene cinco cédulas 1) cédula de rentas de trabajo, 2) cédula de rentas de capital, 3) cédula de rentas no laborales, 4) cédula de rentas de pensiones y 5) cédula de dividendos y participaciones. Teniendo en cuenta que existen diversas fuentes de los recursos, se determinaron diferentes sistemas de depuración para cada una de las cédulas, esto simplifica de gran manera la forma de determinar el valor del impuesto a pagar; no obstante, lo anterior, para los contadores y personas naturales, implica que ahora deben tener de forma clara cada una de las tarifas, procedimientos y encuadramiento del ingreso según la cédula.

El siguiente cuadro sirve para orientar cómo se debe entender cada ingreso para encuadrarlo en las diferentes cédulas:

Cédula Definición
Rentas de trabajo. Las obtenidas por personas naturales por concepto de salarios, comisiones, prestaciones sociales, viáticos, gastos de representación, honorarios, emolumentos eclesiásticos, compensaciones recibidas por el trabajo asociado cooperativo y, en general, las compensaciones por servicios personales.
Rentas de capital. Intereses, rendimientos financieros, arrendamientos, regalías y explotación de la propiedad intelectual.
Rentas no laborales. Cualquier otro ingreso que no se pueda clasificar en otra cédula y los honorarios percibidos por personas naturales que contraten dos o más personas para el desarrollo de su actividad.
Rentas de pensiones. Las pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales, así como aquellas provenientes de indemnizaciones sustitutivas de las pensiones o las devoluciones de saldos de ahorro pensional.
Dividendos y participaciones. Ingresos recibidos por concepto de dividendos y participaciones, que constituyen renta gravable en cabeza de los socios, accionistas, comuneros, asociados, suscriptores y similares, que sean personas naturales residentes y sucesiones ilíquidas de causantes que al momento de su muerte eran residentes, recibidos de distribuciones provenientes de sociedades y entidades nacionales, y de sociedades y entidades extranjeras.

Fuente: elaboración propia a partir de la Ley 1819 de 2016.

Otra de las grandes modificaciones realizadas por medio de la reforma tributaria consiste en los límites fijados para las deducciones, rentas exentas y demás valores que podían disminuir la base gravable de las rentas laborales. En el actual sistema, entiéndase la cédula de rentas laborales, señalando un tope máximo del 40% como deducción y renta exenta laboral, esto implica que ahora es necesario que las personas naturales tengan mucho cuidado con el manejo de sus excedentes y se vean obligados a realizar una nueva planeación tributaria, dado que se tendrá siempre una base gravable mínima del 60% del ingreso por concepto de rentas laborales.

Frente a las modificaciones realizadas al impuesto de renta en la persona jurídica es pertinente señalar la eliminación del impuesto sobre la renta para la equidad CREE y la eliminación de la respectiva sobretasa. Adicionalmente, se implementa o da uso para determinar el impuesto de renta la norma contable internacional en diversos conceptos, como por ejemplo costos, ingresos, gastos etc.; lo anterior obliga a los contadores, revisores fiscales y demás actores contables y fiscales a actualizarse en la aplicación de los Estándares Internacionales para efectos fiscales.

A manera de conclusión se puede determinar que el sistema tributario colombiano fue modificado en tres sentidos, el primero en aumentar el recaudo por medio de la adopción de limites en las deducciones por parte de los contribuyentes que devengan rentas laborales y la implementación de la renta cedular para determinar tarifas diferentes en cada uno de los ingresos; el segundo, la intención de internacionalizar la determinación de los tributos teniendo en cuenta las relaciones con la contabilidad financiera, y tercero, se busca la simplificación del sistema tributario para mejorar el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *