RECONOCER LAS INFANCIAS, PRIMER PASO PARA PROMOVER LA INCLUSIÓN EDUCATIVA DE LA NIÑEZ

El pasado 31 de agosto, en el Auditorio Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, la Licenciatura en Educación Infantil con énfasis en Diversidad e Inclusión de Unipanamericana desarrolló el evento académico “Infancias: retos para la construcción de paz”, un espacio donde los asistentes reflexionaron y dialogaron sobre la importancia de reconocer e incluir las infancias de nuestro país para la construcción de una cultura de paz.

Para lograr su objetivo, este evento contó con la participación de destacados expertos como el Dr. Jorge Eliécer Martínez Posada, Posdoctor en Filosofía de la Universidad de Cádiz, que dictó la Conferencia: Pensar las Infancias: Otro Mundo es Posible, en la que se planteó que existen diversas formas de infancias, que tienen que ser reconocidas para transformar la visión adultocéntrica que muchas veces excluye la realidad de muchos niños y niñas de nuestra sociedad.

“Existen varias infancias porque existen varias posibilidades de vivir la niñez, desde diversos conceptos y puntos de vista. Sin embargo, hay una serie de subjetividades que hacen que algunas infancias no sean reconocidas como normales. Por ello, las licenciaturas deben proponer nuevas formas de pensar, en la que se escuchen otras voces que permitan reflexionar para generar transformación. Entonces, solo si pensamos en la diversidad de infancias, construir otro mundo sí será  posible”, aseguró el Dr. Martínez.

Niños beneficiarios e integrantes de la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas

Punto de vista que se reafirmó con el panel “la Voz de los Niños en la Construcción de Paz”, en el que participaron niños, niñas y funcionarios de tres organizaciones y fundaciones que promueven y luchan por la inclusión de diversas infancias, generalmente excluidas en nuestro país, como Asdown Colombia, la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas y la Fundación del Pequeño Trabajador.

De acuerdo con Dora Vivanco, Coordinadora de Infancia de la la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas, a la sociedad colombiana le hace falta crear más programas de inclusión, no solo estudiantil, para los afrocolombianos: “Tenemos que aprender a ver los puntos de vista de los niños para constituir una agenda conjunta y que los niños y niñas afrocolombianas sean incluidos y reconocidos en la construcción de un mejor país”.

Por su parte, Stella Talero, Directora de la Fundación Pequeño Trabajador, señaló que cuando la población acepte las diversas infancias que existen se podrá lograr una sociedad más incluyente: “No hay una sola forma de ser niño o niña. Las cifras de niños que trabajan aportan significativos elementos para replantearnos las infancias. Desde la experiencia nos hemos dado cuenta que, a pesar de no tener 18 años, sus voces deben ser escuchadas. Tenemos que pensar de qué manera nos libramos de los estereotipos para formar a nuestros niños”, afirmó.

Consuelo Pachón, Profesional de Proyectos de Asdown Colombia, cuestionó la falta de espacios educativos con los que cuentan los niños con discapacidad en nuestro país y agradeció este tipo de espacios que promueven la inclusión: “El derecho a la educación para niños con discapacidad debe ser desde la primera infancia para que este pueda y aprenda a vivir en comunidad. Los niños con discapacidad son muchas veces excluidos, por eso, apostamos a estos escenarios que promueven una educación inclusiva”, argumentó.

Además, durante el encuentro niños y niñas del Centro Crecer, Institución del Distrito que desarrolla procesos de inclusión pedagógica, recreativa y deportiva a niños, niñas y adolescentes con discapacidad cognitiva entre los 6 y 18 años, realizaron una presentación cultural de bailes típicos de las regiones colombianas. Para finalizar el evento, se dieron a conocer experiencias destacadas de cómo se está trabajando para promover la inclusión educativa en nuestro país. Para ello, Diana González, de la Dirección de Inclusión e Integración de Poblaciones de la Secretaría de Educación de Bogotá, dio a conocer las acciones que está llevando a cabo el Distrito para mitigar esta necesidad.

“Cuando hablamos de diversidad nos referimos a todos. Todos somos diversos, por lo que debemos entender la importancia de una educación inclusiva. Por ello,  el Distrito cuenta con un sistema de apoyo para niños, docentes y rectores con el fin de  garantizar la calidad de la educación inclusiva, en todos los grados de aprendizaje, desde preescolar hasta grado 11. Desde la Secretaría de Educación queremos que las Instituciones educativas integren aulas y programas de formación inclusiva”, aseguró.

Otra manera de promover la inclusión formativa de niños y niñas fue presentada por Irma Salazar, Gerente Técnica de Gestión de la Corporación Juego y Niñez, en la que se busca que se motiva a aprender a través del juego: “Debemos pensar una educación con educadores que promuevan la paz y la educación a través del juego”.

Sin duda este fue un espacio de aprendizaje e intercambio de saberes donde se visibilizaron las dinámicas de las infancias históricamente excluidas, desconocidas y que, por ende, merecen ser reconocidas, resignificadas y pensadas en búsqueda de una justicia social. Además, sirvió como lanzamiento de la Licenciatura en Educación Infantil de Unipanamericana que cambió de denominación a partir de la renovación de su registros calificados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *