Artículo escrito por:

Gerardo Santos

Director del Programa de Contaduría Pública

 

La política fiscal constituye, en cualquier gobierno, un instrumento fundamental para el direccionamiento de la economía, en procura de lograr la mejor asignación de recursos, estabilidad y distribución del ingreso. Como elementos de esa política fiscal están los tributos (impuestos, tasas y contribuciones), los cuales configuran parte de los ingresos, que todo Estado requiere, para cubrir las demandas sociales en educación, infraestructura, salud, defensa y cultura, entre otros sectores.

 

Terminado el gobierno de Juan Manuel Santos, el balance en materia tributaria permite varias conclusiones: la primera, desde la perspectiva social, se expresa en una pérdida de credibilidad en un gobierno que declaró en sus inicios su intención de no subir los impuestos y, por el contrario, a través de su mejor distribución promover la equidad. El incremento de la tasa del IVA y la incomprensible creación del IMAN, el IMAS y el CREE, hoy desaparecidos, generaron entre amplios sectores de la población y entre los empresarios la desconfianza suficiente para contribuir en la desaceleración de la economía y para deslegitimar los esfuerzos por incrementar el recaudo.

 

La segunda, desde una perspectiva técnica, deja una reforma tributaria (Ley 1819 de 2016) anunciada y no materializada como estructural, insuficiente para afrontar la financiación requerida, y otras reformas como la Ley 1607 de 2012 que, en lugar de simplificar el sistema, propósito loable y necesario, terminó generando confusas categorías que con el paso del tiempo se demostró que dificultaron el cumplimiento de las obligaciones.

 

En materia de recaudo, según cifras de la DIAN, se pasó de casi $70 billones en 2010 a poco más de $136 en 2017, cerca del 20% como proporción del PIB, ratificando el ritmo de crecimiento de las dos décadas anteriores (8.3 puntos porcentuales), según datos de la OCDE.

 

De otro lado, se destacan de forma positiva los esfuerzos realizados en recuperación de cartera, control de la evasión y el contrabando, las acciones de control extensivo y de fiscalización, los programas de normalización tributaria y la implementación de la factura electrónica, que le dieron a la administración tributaria un aire de modernización y de gestión eficiente quedando, sin embargo, todavía mucho por realizar.

 

Ahora bien, con este balance y bajo las expectativas de lograr mejorar el desempeño de la economía, el nuevo gobierno de Iván Duque ha propuesto simplificar el sistema tributario, afianzar y ampliar el funcionamiento de la factura electrónica, revisar las exenciones sobre el impuesto de renta, reducir impuestos a los empresarios y luchar contra la evasión y la corrupción. Sin embargo, no son los únicos retos, también deberá dedicar sus esfuerzos a regular o eliminar los contratos de estabilidad tributaria, establecer mecanismos que reduzcan las distorsiones que genera la tributación preferencial en las zonas francas, y acabar con tratamientos diferenciales que existen en materia de impuesto sobre las ventas, los cuales se suman a dificultades y distorsiones hoy presentes en los esquemas de tributación territorial. En síntesis, deberá lograr un sistema tributario más equitativo en función del cumplimiento del principio de progresividad: quien más tiene más debe pagar. Pero, a pesar de ser clara esta lógica, para algunos sectores esto aún no es evidente y, por el contrario, lo hasta ahora anunciado les hace ver que seguirá siendo la clase media trabajadora aquella sobre la que recaigan las principales reformas y asuma las mayores cargas impositivas.

 

La próxima presentación del proyecto de reforma les dará o no la razón y, finalmente, permitirá a todos conocer el talante y las pretensiones del nuevo gobierno en materia tributaria.

 

Referencias

 

DIAN. Estadísticas de recaudo. Recuperado de https://www.dian.gov.co/dian/cifras/Paginas/EstadisticasRecaudo.aspx [1-08-2018].

 

OCDE (2010). Estadísticas tributarias en América Latina 1990-2010. Recuperado de:

http://www.oecd.org/ctp/tax-global/Consolidated%20LAC%20country%20notes.pdf [1-08-2018].

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *