Entradas

IVA A LA CANASTA FAMILIAR, ¿VIABLE O SOLO UNA POLÉMICA PROPUESTA?

Artículo escrito por:

Gerardo Santos

Director del Programa de Contaduría Pública de Unipanamericana

 

 

-De ahora en adelante debe dejar la sal, los lácteos, el azúcar, los huevos, las harinas…

-Está bien Doctor.

-No soy doctor, soy Alberto Carrasquilla, Ministro de Hacienda.

 

Este gracejo o apunte convertido en meme, que ha circulado en las redes sociales, bien puede sintetizar la propuesta de gravar con el IVA (Impuesto al Valor Agregado) los bienes de la canasta familiar, hecha por el Ministro de Hacienda como parte de la reforma tributaria que presentará el Gobierno para aplicarse a partir de 2019.

 

Esta iniciativa, por demás polémica, contempla eliminar la exoneración que tienen ciertos productos y servicios y acabar con las tarifas diferenciales que se presentan para otros. De igual manera, en palabras del Ministro, se trata de redistribuir el impuesto a los más pobres, a través de un mecanismo de devolución directa que les entregue a éstos aquellos recursos originados en el pago que hacen los más pudientes: devolver a los sectores de los deciles inferiores los dineros que estarían pagando los hogares del decil 10 (El esquema de deciles corresponde a la clasificación que hace el DANE a los ingresos mensuales de los hogares ordenados por ingreso monetario mensual disponible).

 

La propuesta ha sido comentada ampliamente por distintos sectores con posiciones encontradas. Asobancaria, el gremio que agrupa a las entidades financieras del país, se mostró “dispuesta y preparada para asumir la tarea de devolver los recursos”. Claramente a esta entidad no solo le interesa mostrar su capacidad técnica, sino encontrar mecanismos aliados en la búsqueda de aumentar la bancarización de la mayor cantidad de personas en Colombia, lo cual constituye el centro de su negocio. Si debe hacerse la devolución, deberá encontrarse el canal idóneo para ello y el sector bancario ofrece su red para lograr este objetivo.

 

También Luis Carlos Sarmiento Angulo, principal accionista del Grupo AVAL, se manifestó a favor de la propuesta con el argumento de encontrar en este mecanismo “una buena fuente de recursos para el país”.

 

Sin embargo, otras han sido las voces de los trabajadores e incluso de gremios de la producción como es el caso de la Sociedad de Agricultores de Colombia, que ven en esta medida un mecanismo regresivo y de afectación directa al consumo de los hogares colombianos, respectivamente.

 

Está claro que ampliar la base de productos y servicios gravados incrementa el flujo de ingresos y hacer el recaudo con posterior devolución mejora el flujo de caja del Gobierno. También, que hay sectores económicos e industrias beneficiadas del tratamiento tributario, y bienes y servicios de la canasta familiar que no son propiamente consumidos por sectores ampliamente vulnerables en materia de ingresos.

 

Sin embargo, buena parte de los 405 productos que conforman la canasta familiar son aquellos que consumen los hogares colombianos objeto de la propuesta y, para esos sectores vulnerables, muchas veces su única alternativa. Por lo tanto, gravar aquello que consumen las clases menos favorecidas termina siendo regresivo, pues a pesar de ser igual el precio que paga cualquier tipo de comprador en un producto o servicio, como proporción del ingreso si es significativa la diferencia y el peso que tiene dentro del total de su economía familiar. El peso de esos bienes es mayor en una familia de bajos ingresos que en una familia de ingresos altos.

 

La propuesta está aún fuera del pulso en el Congreso y de otras instancias que seguramente intervendrán en uno y otro sentido. Lo que es cierto, es que se suma a otras medidas que tendrán a todo el país atento de los movimientos del gobierno y que ponen a prueba la promesa del gobierno de lograr más equidad en el sistema tributario, realizada por el presidente Iván Duque.

 

RAZONES DEL AUMENTO EN EL PRECIO DEL DÓLAR

Artículo elaborado por:

Emiro Stig Romero

Director del Programa de Finanzas y Negocios Internacionales y del Programa de Banca y Finanzas

Juan Sebastián Parada

Docente del Programa de Banca y Finanzas

Esta semana el precio del dólar supero la barrera de los $3000, valor más alto que ha alcanzado este año la divisa en el país. Este valor representa la cantidad de pesos colombianos que debe pagarse a cambio de un dólar y en Colombia se determina según las operaciones de compra y venta entre los intermediarios que operan en el mercado cambiario. Esto se conoce como la Tasa Representativa del Mercado (TRM), el precio oficial que rige todas las operaciones de personas y empresas en el sistema financiero.

En los últimos años, se ha dado una fuerte subida del precio del dólar, lo que, en gran medida, se explica por una disminución significativa en el precio de barril de petróleo, producto que representa cerca de la cuarta parte de la canasta exportadora del país. No obstante, en las últimos meses se venía revirtiendo levemente esta tendencia, dadas la mejoras que tuvo el precio del crudo. A pesar de esto, en los últimos días se ha dado un fuerte repunte del dólar que lo ha hecho alcanzar su precio máximo en lo corrido del año, lo que abre la posibilidad a que otras variables coyunturales estén alterando el precio de la divisa.

El principal factor que explica el alto precio del dólar en los últimos días, son las fuertes tensiones políticas entre Estados Unidos y Turquía. La raíz de estas diferencias diplomáticas inició cuando Turquía vivió en 2016 un golpe de Estado fallido que buscaba derrocar el gobierno de Recep Tayyip Erdogan y el cual terminó reforzando su poder militar y político. A partir de allí, ha aumentado la persecución a opositores y los despidos masivos de funcionarios públicos, así como detenciones arbitrarias a lo largo de todo el país. Ante este escenario, Trump ha castigado fuertemente las relaciones comerciales con Turquía duplicando los aranceles al acero y aluminio que proviene de este país.

Así las cosas, los inversionistas internacionales habían venido perdiendo confianza en Turquía desde hace varios meses y tras la captura de un sacerdote estadounidense, en los últimos días, se ha precipitado la salida masiva de capital extranjero del país. En la práctica, esto significa que venden moneda local (liras) y compran dólares u otras monedas fuertes, lo que se ha visto reflejado en una depreciación precitada de la lira turca (25% en lo que va del mes). Esto resulta preocupante en la medida que puede llevar a una crisis a la economía y sistema financiero turco.

Ahora bien, en este orden ideas la pregunta es ¿por qué se ve afectada la economía colombiana por lo que pueda pasar con Turquía? Para responder esta pregunta es necesario precisar que los inversionistas internacionales han prestado grandes cantidades de dinero a gobiernos y empresas de diferentes economías en desarrollo como México, Sudáfrica, Argentina y Turquía, dado que tienen mejores retornos financieros que algunos países de Europa y Estados Unidos. Cuando la economía emergente da signos de crisis, por lo general, se da un fenómeno de contagio sobre las demás economías similares, lo que provoca que los inversionistas busquen refugio para su capital en economías y monedas más sólidas.

Así como ha pasado en gran parte de las economía en desarrollo, Colombia ha visto un aumento en las operaciones de compra de dólares que refleja la intención de los inversionistas extranjeros de buscar monedas más seguras para sus intereses y, por consiguiente, se ha dado una ligera depreciación en los últimos días, todo esto producto de la incertidumbre que genera sobre los mercados la situación en Turquía. Una mayor o menor subida del dólar en el país y en los demás mercados emergentes va a depender en gran medida de las acciones que tome el gobierno turco para recuperar la confianza de la inversión extranjera.

Por último, una TRM al borde de los $3000 pesos es un gran incentivo para algunas actividades económicas asociadas a la exportación, como pueden ser los productos minero-energéticos, el café, las flores, entre otros; asimismo los colombianos que reciben remesas del exterior en dólares obtienen una mayor cantidad de dinero en pesos. Entre tanto, los más afectados serán todas las empresas que se dedican a importar mercancías e insumos de producción, las personas que están pagando créditos educativos de estudios realizados en el exterior y en especial todas las personas que realizan compras de productos fuera del país con tarjetas de crédito.

 

¿Por qué las caídas tan estrepitosas del Bitcoin y en general de las criptomonedas?

Por: Román Leonardo Villarreal Ramos

Director Programa Finanza y Negocios Internacionales

 

Para dar respuesta a este interrogante debemos entender que es una criptomoneda. Una criptomoneda, no es más que una moneda virtual respaldada por un archivo digital que permite una numeración de todas las operaciones que reposan en la red, como un libro de contabilización llamado “Blockchain”. Las criptomonedas poseen dos características fundamentales que difieren de la “moneda tradicional”. La primera, por su carácter digital es descentralizada y no posee un mecanismo de regulación ni un banco central que la controle o respalde, y la segunda, su aspecto anónimo en cierta medida, es decir, no están vinculadas a nombres de personas ni a direcciones físicas lo que dificulta el rastreo de las transacciones.

Estas dos características, hacen que sea un activo que no genera confianza, aspecto en el que se fundamenta el sistema financiero de cualquier economía. La falta de regulación al sistema genera incertidumbre entre los inversionistas, debido a que no se saben cuáles pueden ser las restricciones y prohibiciones a las que se puedan ver sometidos.

Por otra parte, al ser una moneda que facilita el anonimato en sus transacciones, ha permitido que la ilegalidad haya encontrado en las criptomonedas un refugio propicio para el lavado de activos, esto debido a la dificultad que tienen las autoridades para rastrear las transacciones.

Desde el nacimiento del Bitcoin en enero de 2009, con el lanzamiento del primer código abierto, se inició lo que algunos consideran como la nueva era de medios transaccionales y de intercambio. Desde sus inicios, las criptomonedas – en especial el Bitcoin – presentaron una escalada alcista que atrajo a inversionistas convencionales, así como a público en general, realizando grandes inversiones en este tipo de monedas virtuales acompañada en muchos casos de grandes dividendos. Sin embargo, el Bitcoin ha tenido dos grandes caídas desde sus inicios, su primer retroceso fue a finales del 2013, donde después de haber alcanzado un precio de $1.200 USD cayó a niveles de $300 USD. A partir del 2016, presentó un alza que lo llevo a finales del 2017 a niveles cercanos a los $20.000 USD. Sin embargo, en lo corrido del 2018 se ha presentado una caída superior al 50% tocando el pasado 23 de junio, un precio de $5.796 USD.

Esta caída se produjo, por una serie de ataques informáticos que dio como resultado, el robo de 500 millones de dólares en una bolsa de criptomonedas. Este hecho evidencio la vulnerabilidad del sistema generando mayor incertidumbre entre los inversionistas, obligándolos a liquidar operaciones presionando así, el precio a la baja.

Por lo anterior, el sistema de monedas virtuales a nivel mundial requiere con urgencia de intervención regulatoria que brinde confianza y seguridad a los inversionistas y a todos aquellos que lo quieran usar como mecanismo transaccional, esta sería la única forma de pensar en las criptomonedas como medio de intercambio y de inversión.

 

¿Dónde invertir los ahorros de la Pensión?

Artículo escrito por:

Emiro Stig Romero –  Director del Programa de Banca y Finanzas

Gerardo Santos – Director del Programa de Contaduría

John Fredy Barrero- Director del Programa de Administración de Servicios de Salud

 

La Ley 100 de 1993 estableció para Colombia el Sistema General de Pensiones, el cual tiene por objeto “garantizar a la población, el amparo contra las contingencias derivadas de la vejez, la invalidez y la muerte, mediante el reconocimiento de las pensiones y prestaciones que se determinan en la presente Ley” (L. 100/93, art. 10).

 

Dicha Ley estableció, a su vez, la posibilidad de elegir entre dos alternativas para pensionarse: la primera a través de Colpensiones, entidad respaldada por el Estado que establece como requisitos para pensionar a una persona 1300 semanas cotizadas, y edad de 57 años en las mujeres y 62 años en los hombres. La segunda, mediante los fondos privados donde los aportes ingresan a una cuenta individual que tiene como objetivo acumular un capital que financia la vejez. Para esta segunda alternativa, los aspectos que se tienen en cuenta corresponden al capital total acumulado, el grupo familiar, el tiempo estimado de vida y el género del interesado. En ambos casos no se pagarán pensiones inferiores a un salario mínimo.

 

Esta segunda alternativa contempla, también, aquello que se denomina “Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS)”, manejado por las Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia, a las que se les exige contar con una determinada solidez financiera y que utilizan la figura de Patrimonio Autónomo; es decir, que los recursos administrados son de los afiliados y no hacen parte de la sociedad que los administra.

 

La Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía, Asofondos (2018), indica que las AFP ofrecen a los usuarios la posibilidad de elegir entre tres modalidades para la administración de sus ahorros (Multifondos), teniendo presente el perfil de riesgo, el momento laboral y la edad. De esta manera, como ejemplo, dos personas una con 23 años y otra con 50 pueden elegir un fondo conservador, o un fondo moderado o inclinarse por uno de mayor riesgo, de acuerdo con sus metas, expectativas y perfil de riesgo.

 

Adicionalmente, para los Multifondos existe un Régimen de Inversiones, regulado por el Decreto 2555 de 2010 que establece los topes para los diferentes tipos de inversión correspondiente al portafolio elegido por el usuario.

 

¿Qué rentabilidad se puede obtener en las AFP?

 

Las rentabilidades que se pueden obtener en las AFP corresponden a la variación de los precios de los activos en los mercados de valores nacionales e internacionales. En dichos fondos se aplican los principios y las teorías de diversificación que enuncian Markowitz (Portfolio selection theory), la cual establece que “se puede disminuir el riesgo si se invierte en la combinación de dos o más activos financieros”, y la teoría de Sharpe (Sharpe Ratio) donde se “busca el coeficiente que indica la rentabilidad de la inversión ajustada a su riesgo” (Mendoza, 2011).

 

La dinámica de los mercados financieros hace que las AFP tengan, en ciertas ocasiones, rentabilidades negativas, tal como se presentó en el primer trimestre de 2018, originadas por la devaluación del peso frente al dólar; es decir, al momento de valorar sus portafolios y convertir sus inversiones en el exterior a ($) pesos colombianos, en el portafolio se destruye rentabilidad frente a los periodos anteriores. En todo caso, es importante considerar que estas pérdidas en el largo plazo son coyunturales y se vuelven efectivas, siempre y cuando se liquiden posiciones de los inversionistas en el momento de desvalorización del portafolio; por ejemplo, si una persona decide retirarse de las AFP y pasa al régimen de Prima Media, administrado por Colpensiones.

 

Para tener presente

 

En resumen, se pueden invertir los aportes de pensión en el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS) en una AFP y elegir de acuerdo con los niveles de riesgo deseado en los Multifondos que se ofertan; de igual manera, se debe entender que el comportamiento del ahorro de las personas estará sujeto a la complejidad del mercado financiero.

 

Por otra parte, se debe planear el momento de pensionarse, de esta manera se puede definir el horizonte de inversión y se sabrá en qué momento liquidar los ahorros en el fondo que tiene la inversión.

 

Recuerde que usted, como cotizante a las AFP o al régimen de prima media tiene derecho a recibir doble asesoría por parte de su fondo de pensiones, en la cual deberá recibir información de ambos sistemas sobre cómo sería su pensión en RAIS o en el de prima media, este mecanismo se creó para que los trabajadores cuenten con información amplia y suficiente bien sea para quedarse en el sistema en que está afiliado o decida cambiar de régimen pensional.

 

Debe recordarse que Las AFP tienen diferentes canales de servicio como la Zona Transaccional, líneas de Servicio al cliente, teléfono, oficinas, chat, defensor del consumidor, entre otros, con el fin de tener informados a sus clientes sobre el comportamiento histórico de los saldos y las rentabilidades que se han generado en su cuenta.

 

Siria: una guerra civil que no se detiene

Artículo escrito por: Angelo Flórez de Andrade

Área de Socio-Humanidades

 

En marzo de 2018 se cumplieron siete años del inicio de la guerra civil siria (Humud, Blanchard, & Nikitin, 2018). Según datos de Human Rights Watch (2017), el número de víctimas mortales en Siria es superior a las 470.000 personas. Cerca de 6 millones de sirios se han convertido en desplazados internos mientras que, por lo menos, 5.5 millones de personas han tenido que huir de Siria, convirtiéndose en refugiados internacionales (Reybet-Degat, 2016).

A pesar de la destrucción humana, social y económica del país, la guerra civil siria parece no acabar pronto. El gobierno sirio, los grupos rebeldes, las organizaciones armadas kurdas, el Estado Islámico, entre otros muchos grupos, siguen enfrascados en una guerra total por controlar el poder político en el país.

El conflicto sirio no ha quedado exclusivamente circunscrito al territorio de esa nación árabe. Es tal el grado de internacionalización de esta guerra civil que más de 13 gobiernos han bombardeado territorio sirio. Los gobiernos de países tan distantes geográficamente de Siria como Canadá, Países Bajos o Australia (BBC Mundo, 2018) han llegado a atacado diversos objetivos en territorio sirio.

Dos de las grandes potencias militares del mundo, Rusia y Estados Unidos, intervienen abiertamente en el conflicto sirio para apoyar a sus aliados. Mientras que el gobierno ruso brinda ayuda al régimen sirio dirigido por Bashar Al-Ásad, el gobierno de los Estados Unidos se opone a la continuidad en el poder del dictador.

El choque entre grandes potencias en Siria ha llegado a un nivel de extrema tensión en los últimos meses. En abril de 2018, Estados Unidos y sus aliados (los gobiernos francés y británico entre otros) decidieron bombardear diversos objetivos militares del gobierno sirio. Según Trump y sus aliados, el régimen sirio fue atacado debido a su presunta responsabilidad en el ataque contra la población civil de la ciudad siria de Duma (Martínez Ahrens, 2018). En dicho ataque al menos 40 civiles fueron asesinados por el efecto de químicos tóxicos. El régimen sirio niega su responsabilidad en la masacre de Duma y considera que los ataques de Estados Unidos y sus aliados son una muestra del que considera “imperialismo norteamericano”. Rusia, Irán y el grupo islamista Hezbolá apoyan la postura del régimen sirio.

Los bombardeos de Estados Unidos y sus aliados suceden en un contexto en el que el régimen de Al-Ásad y sus aliados avanzan militarmente sobre los territorios controlados por las fuerzas rebeldes. En este contexto vale la pena preguntarse si los ataques de Estados Unidos y sus aliados contra el régimen sirio puedan revertir los avances de Al-Ásad sobre los territorios dominados por los rebeldes.

Los ataques de Estados Unidos contra objetivos militares del régimen sirio parecen no resolver problemas de fondo como quién gobernará el país, cuál será el futuro de la oposición democrática o cuál será el status de las minorías étnicas (en particular kurdos y turcomanos) y religiosas (drusos y cristianos).

La intervención militar de Estados Unidos y sus aliados tampoco parece disuadir a Rusia, ni tampoco a las diferentes potencias regionales como Israel, Irán y Turquía en el territorio sirio, de dejar de intervenir en Siria.  Definitivamente el fin del conflicto sirio no solo pasa por la victoria de un bando local sobre otro, sino también, por la concertación políticas de las grandes potencias sobre el futuro de Siria.

Lo único cierto es que la guerra civil siria no se detiene, y la catástrofe humanitaria de esa nación árabe continuará.

 

Bibliografía

BBC Mundo. (13 de abril de 2018). Los 13 países que han bombardeado Siria durante la guerra civil en la nación árabe. Obtenido de http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43753057

Human Rights Watch (2017) Syria: Events of 2017. Obtenido de https://www.hrw.org/world-report/2018/country-chapters/syria

Humud, C., Blanchard, C., & Nikitin, M. B. (2018). Armed Conflict in Syria: Overview and U.S. Response.

Martínez Ahrens, J. (15 de abril de 2018). Trump, tras el ataque a Siria: “Misión cumplida”. Obtenido de El País: https://elpais.com/internacional/2018/04/12/estados_unidos/1523484257_806219.html

Reybet-Degat, F. (2016). Syrian Refugee Crisis: A Global and Regional Perspective. London School of Economics (LSE).

 

La Lizama: desarrollo económico, conservación y cultura ciudadana

Artículo elaborado por:

Angelo Flórez de Andrade y Olga Lucía Patiño

 

 Área de Socio Humanidades

Existe consenso entre el Estado y la sociedad civil frente a la protección de los recursos naturales con criterios de sostenibilidad ambiental y desarrollo. Entonces, ¿qué pasó con el accidente de La Lizama? ¿cuán conflictivo puede llegar a ser conjugar una relación que cuando falla genera afectaciones medioambientales? Hay temas irreversibles, tenemos un Ministerio y una Agencia que regulan esta relación, pero existe un exceso de reglamentaciones que no están siendo soportadas por una conciencia ciudadana en temas ambientales y de política pública (Uribe Vargas, 2013, p. 75, 89).

Ecopetrol, la primera empresa del país e insignia del carácter exportador de crudo en Colombia, ha sido señalado como la responsable principal, seguido de una indignación social hacia la labor del Ministerio de Medio Ambiente y la ANLA –Agencia Nacional Ambiental-. El derrame, más allá de ser producido por el pozo 158, que ya estaba fuera de servicio, constituye un accidente –que se pudo prevenir- del que según los expertos no ha sido el más grave (ya en 1966 el pozo 13 en la misma zona explotó, evento relatado por Vanguardia Liberal), pero sí el desastre ambiental más documentado, más trinado en redes y más controvertido en un mundo de inmediatez y de supuestamente, mayor conciencia medioambiental.

Primero, el derrame sucedió justo en una zona de elevado potencial agrícola, de diversidad en fauna y flora, al tiempo que es zona donde conviven la ganadería, pescadores y fuentes hídricas (caño Muerto y quebrada La Lizama, afluentes del río Sogamoso). Segundo, suscitó una reubicación forzada de las familias, rescate de animales y pérdida de árboles, por lo que, sumado al impacto ambiental y social generados, el evento es considerado por la Defensoría del Pueblo como una posible violación a los derechos humanos por parte del Estado, por tanto, el Ministerio ha solicitado una investigación a la Fiscalía. Tercero, la falta de control y prevención en el sellamiento de estructuras a través de un plan de contingencia, que son acciones en responsabilidad social que Ecopetrol tiene frente a la protección por derrames en pozos no activos o sellados.

Una baja cultura ciudadana que no se vincule al desarrollo de una auténtica política pública de desarrollo sustentable tiene como efectos que se castigue o se investigue a los responsables cuando ya es tarde, y por segunda vez. El por qué de la lentitud en las acciones preventivas y sancionatorias, normalmente va de la mano con actitudes burocráticas y politizadas del Estado y sus instituciones. Las lecciones de 1966, que monetariamente representaron pérdidas por 45 millones de pesos de entonces –la peor pérdida de Ecopetrol en ese momento-, aún no se aprenden. Sabemos que ahora hablamos de pérdidas no solo económicas y humanas, también ambientales y sociales. Contamos cada vez con más entidades de control, más ministerios, más agencias, más recursos, pero la dinámica vuelve a ser la misma: no se realizan acciones preventivas, pero muy especialmente, no se realizan porque la educación hacia la ciudadanía aún no se desarrolla. Si las comunidades locales, el Estado y sus organizaciones no trabajan conjuntamente y no hacen memoria histórica, la responsabilidad por cuidar la infraestructura que dirige el desarrollo económico se vuelve, como en 1966, una bomba de tiempo.

Referencias

Uribe Vargas, C.A. (2013) El conflicto Desarrollo versus Medio ambiente en Colombia. Revista Academia y Virtualidad Volumen 6: N°1 ISSN 2011 – 0731. P.p. 75-91.

Diario Vanguardia Liberal (13/04/2018). Así fue el otro desastre petrolero en La Lizama de Barrancabermeja hace 52 años. Recuperado de: http://www.vanguardia.com/economia/local/430083-asi-fue-el-otro-desastre-petrolero-en-la-lizama-de-barrancabermeja-hace-52-ano